La tragedia del Petragen One: 32º aniversario

Autor: Antonio Jesús Redondo Ocaña
Responsable de Comunicaciones del IERD

Aquella mañana… tenía 13 años. Recuerdo que me encontraba esperando a mi padre para dar un paseo, apoyado en una de las puertas cerradas de uno de los dormitorios de mi casa, cuando de repente me encontré tirado en el suelo: se había abierto la puerta. En teoría sin ningún motivo aparente, en décimas de segundos, se escucharon tres detonaciones, una detrás de otra, y nos quedamos todos desconcertados sin saber qué ocurría. Me levanté y mi intuición fue dirigirme a la ventana del mismo dormitorio cuya puerta se había abierto, para mirar al exterior. Desde allí observé una gran columna de humo negro y en su base grandes bolas y llamas de fuego de un color muy intenso, anaranjado. Mi padre, con su mejor criterio y viendo el pánico que nos entró, decidió que nos fuéramos al pueblo paterno hasta que la situación estuviese controlada.

Era el 26 de mayo de 1985, 11:10 de la mañana, un día soleado con vientos suaves de levante. En la Bahía de Algeciras, situada en la orilla norte entre los núcleos de Puente Mayorga y Guadarranque, dentro del término municipal de San Roque, los petroleros Petragen One y Camponavia, se encontraban atracados uno junto al otro en el pantalán de la refinería CEPSA, procediendo a la descarga del crudo para su refinado. De forma inesperada el Petragen One, un buque de bandera panameña, explosionó; y en décimas de segundo se produjo un efecto dominó que afectó por simpatía al Camponavia, encadenándose tres explosiones.

De repente se activaron todas las alarmas de la comarca. La población entró en pánico y no se sabía qué hacer o cómo actuar ante tal situación. Hoy en día la población sigue sin saber cómo actuar cuando suceda alguna emergencia de tal calibre. Al lugar acudieron los trabajadores de la refinería, el servicio de bomberos de la fábrica y los equipos de bomberos de las localidades próximas. Con ellos llegaron las ambulancias y numerosos vehículos de policía.

Recuerdo las imágenes de televisión en las que los bomberos junto con sus camiones se situaban pegados a los petroleros, rodeados por el humo y el fuego. No había planes de emergencia de Protección Civil, ni centros coordinadores de emergencias, ni equipos de intervención que cumpliesen los mismos estándares y que impidió una actuación más rápida. Los racores de las mangueras de los bomberos provinciales del modelo “Barcelona” no eran compatibles con el modelo “Americano” de los hidrantes de la refinería. Los camiones de bomberos agotaban sus depósitos en cuestión de minutos. Había que salir de la fábrica para volver a recargar los camiones, mientras las llamas seguían cobrando fuerza avivadas por el viento de levante. A contraviento, el agua disparada por las lanzas regresaba al pantalán cayendo encima de los propios intervinientes.

Algunos tripulantes supervivientes, envueltos en llamas o angustiados por el calor infernal, empezaron a saltar al mar. Dos jóvenes que se encontraban pescando por la zona se dirigieron valientemente hacia los náufragos y empezaron a subirlo a su pequeña barca. Un policía nacional hizo lo mismo: se quitó la camiseta y se tiró desde el pantalán, rescatando a varios de ellos cuyo número nunca llegó a recordar.

La Guardia Civil y la Policía Local de las localidades limítrofes, siguiendo instrucciones del Delegado del Gobierno, procedieron a prohibir la circulación por la antigua N-340, dejándose accesible exclusivamente para los servicios de urgencias y para el rápido traslado de los heridos a los hospitales de La Línea de la Concepción y de Algeciras. Los medios de comunicación de la época, radio y televisión, empezaron a tranquilizar a la población y solicitaron voluntarios para donar sangre en los hospitales. La respuesta de la población fue ejemplar.

Al día siguiente y tras la gravedad del suceso, los Reyes de España Don Juan Carlos I y Doña Sofía junto al Presidente del Gobierno, Felipe González, visitaron el lugar de los hechos ocurridos y a los heridos. El balance que se cobró la tragedia fue de 18 fallecidos, 16 desaparecidos, 37 heridos de diversa consideración, 2 petroleros casi desintegrados y daños de enorme cuantía en la estructura de una refinería que no ha vuelto a registrar un suceso similar hasta el presente.

Informe sobre el riesgo de tsunamis 2016

La Estrategia Internacional para la Reducción de los Desastres publicó en 2016 un informe sobre  el riesgo de tsunamis y su impacto entre 1995 y 2015, en el que se aportan estadísticas de fallecidos en los distintos lugares del planeta. El IERD ha traducido este informe al español para facilitar su lectura a la comunidad hispanohablante con el fin de contribuir a su difusión y a la concienciación sobre el riesgo de tsunamis en el marco del Día Mundial sobre Tsunamis.

Informe: CRED_Tsunami_disaster_risk2016

Aniversario de la Explosión de Cádiz

Cartel

1. Introducción.

El 18 de agosto de 1947, a las diez menos cuarto de la noche, un polvorín de la Armada en el que se encontraban almacenadas una gran cantidad de minas submarinas, cargas de profundidad y torpedos hizo explosión en la Base de Defensas Submarinas de Cádiz envolviendo a la ciudad bajo un cielo de intenso color rojo. La barriada de San Severiano quedó completamente desolada y toda la ciudad afectada por la onda expansiva.

El número de muertos se elevó a 150 personas, entre las cuales se cuentan numerosos niños de la Casa Cuna, sus cuidadoras y las religiosas que los tenían a su cargo. En los Astilleros de Echevarrieta la catástrofe segó la vida de una cuarta parte de los operarios del turno de noche y supuso el fin de la apuesta por la construcción naval del empresario vasco. Los más de 5.000 heridos que tuvieron que ser atendidos en los hospitales, casas de socorro, farmacias y domicilios particulares no recibieron indemnización alguna, así como aquellos que perdieron sus casas y todo lo que poseían antes de la explosión. Una comisión pro-damnificados alimentada con aportaciones voluntarias de mucha gente solidaria en todo el país fue la encargada de repartir los donativos entre los supervivientes. El Estado nunca se responsabilizó del accidente a pesar de ser el titular de las instalaciones militares en las que se fraguó la tragedia.

La Explosión de Cádiz de 1947 es el segundo mayor desastre que ha sufrido la ciudad de Cádiz en tiempos modernos y marcó sin duda un período de postguerra en la que a la escasez y la difícil situación política se unió una costosa e interminable reconstrucción, agravada por la carencia de recursos materiales y económicos existente en todo el país. Lo peor sin duda fue el drama humano y el dolor de la pérdida que marcó el futuro de muchas familias que quedaron rotas para siempre.

2. Aniversario y antecedentes.

En 1997 se celebró el 50 aniversario de la catástrofe, en la que se llevaron a cabo diferentes actos públicos, destacando la extraordinaria exposición presentada en el antiguo colegio de la Institución Provincial. Fue un aniversario especialmente fructífero gracias a la labor desarrollada por investigadores como José Antonio Hidalgo Viaña, José Marchena Domínguez, Fernando Muñoz Ferrer y José Pettenghi Estrada. Gracias a la perseverancia de Diario de Cádiz, el recuerdo se ha seguido manteniendo vivo con la publicación anual de artículos temáticos dedicados a este episodio trágico histórico. Por su parte, el Ayuntamiento de Cádiz ha rendido homenaje a la memoria de las víctimas con una ofrenda floral a los pies del monumento que recuerda a los desaparecidos en la plaza de San Severiano y frente al lugar en el que se originó la catástrofe.

Ahora, el Instituto Español para la Reducción de los Desastres (IERD), con el apoyo de varios investigadores y colaboradores se une a esta conmemoración con el propósito de dotar de mayor contenido a este día y ofrecer en los años venideros un conjunto de actividades que contribuyan a mantener este merecido recuerdo a las víctimas de la Explosión.

3. Programa de actividades.

El programa de actividades del IERD se complementará con las restantes iniciativas que otras instituciones llevan realizando o puedan realizar en el futuro con este mismo fin. Para este año 2016 aportamos como novedad una ruta guiada por los lugares de la Explosión, la presentación de un vídeo inédito sobre la catástrofe, una conferencia-debate sobre los hechos acaecidos aquella noche trágica y un recital musical en homenaje a las víctimas.

Este programa se distribuirá de la siguiente forma:

  • 12:00    Ofrenda floral ante el monumento dedicado a las víctimas de la Explosión.
  • 12:15    Ruta guiada por los lugares de la Explosión.
  • 20:00    Proyección del vídeo «La Explosión de Cádiz de 1947».
  • 20:15    Conferencia-debate.
  • 21:30    Recital musical en homenaje a las víctimas de la Explosión.

4. Ofrenda floral.

Como todos los años anteriores, la ofrenda floral tendrá lugar frente al monumento dedicado a las víctimas de la Explosión y correrá a cargo del Ayuntamiento de Cádiz. El acto tendrá lugar en la plaza de San Severiano, frente a la iglesia del mismo nombre, y tendrá una duración aproximada de 15 minutos

5. Ruta guiada por los lugares de la Explosión.

A la conclusión de la ofrenda flora y desde ese mismo lugar, el IERD dirigirá una ruta guiada por los lugares de la Explosión, siguiendo una guía elaborada por nuestro Instituto con imágenes y textos explicativos de los puntos a visitar y que será publicada el día 17 de agosto en un suplemento especial de Diario de Cádiz. Nuestro interés es iniciar la ruta desde el interior del Instituto Hidrográfico y desde el punto en el que se encontraba ubicado el almacén de minas que hizo explosión en 1947, para ascender hasta la calle Tolosa Latour y continuar por la Barriada España, calle Brunete, chalet de Varela, calle Acacias y chalet «Las Terrazas», para terminar en la avenida de Bahía Blanca contemplando el paisaje de los astilleros de Cádiz.

6. Proyección del vídeo «La Explosión de Cádiz de 1947».

Los actos de la tarde del 18 de agosto tendrán lugar en la Casa de Iberoamérica, gracias al apoyo y colaboración del Ayuntamiento de Cádiz. A las 20:00 se proyectará el vídeo «La Explosión de Cádiz de 1947», que hará un breve recorrido de imágenes y sonido por la ciudad siniestrada.

7. Conferencia-debate.

La conferencia-debate tendrá lugar en la misma sala de la Casa de Iberoamérica y contará con la presencia y participación de los distintos investigadores que han abordado el estudio de la catástrofe, así como de algunos supervivientes e hijos de las víctimas o de las personas que acudieron a su rescate. Durante este acto relataremos algunas de las escenas más impactantes, dramáticas y heroicas que se vivieron en aquellos días, con el objetivo de que los asistentes y las nuevas generaciones puedan revivir y comprender el lado más humano de la tragedia.

8. Recital musical en homenaje a la víctimas de la Explosión.

La coral gaditana Virelay cerrará el acto con un recital musical dedicado a las víctimas de la Explosión de Cádiz y en la que cantarán, entre otras composiciones, un réquiem en su memoria.

9. Museo de la Explosión.

Estos actos que promovemos e impulsamos pretenden ser un puente para un propósito aún mayor, que no es otro que la creación de un museo permanente sobre la Explosión de Cádiz y que ya cuenta con un borrador elaborado por miembros del IERD y colaboradores particulares, en el que se trazan las líneas maestras de lo que pretende ser el museo. Esperamos que los actos que hemos previsto para este próximo 18 de agosto nos permitan lograr los apoyos políticos y sociales necesarios para hacer realidad esta antigua aspiración.

Fallas tsunamigénicas en el Mar de Alborán

Hace bastante años el Instituto Geográfico Nacional (IGN) publicó un CD con abundante y valiosa información sísmica entre la que destacan cinco vídeos que simulan la prograpación de ondas de tsunami en el Mar de Alborán a partir de posibles fracturas en las cinco fallas tsunamigénicas existentes en esta cuenca. Los mostramos a continuación.

La primera se encuentra frente a las costas de Málaga, muy cerca del litoral, y se proyectan principalmente hacia esta provincia y hacia Melilla, destacando una elevación en el centro del mar de Alborán que corresponde a la isla de Alborán.


Como se podrá observar, las olas se propagan hacias las cosas de Málaga y de Almería, según la posición de las fallas. La falla 2 es la que más influencia podría tener sobre las costas de Adra.


Las fallas 3 y 4 se encuentran en el contexto de la actual secuencia sísmica que estamos viviendo en 2016, lo cual no significa que necesariamente tengan que generar un maremoto. Eso dependerá de factores tales como la magnitud del terremoto, la profundidad del mismo y otros efectos locales como la resonancia, refracción y disipación.

 


Como se podrá observar, en ningún caso las ondas de tsunami prosperan más allá del Estrecho de Gibraltar en dirección hacia el Atlántico. Quizá se deba al cambio brusco de profundidad desde los 800-900 m al este del Estrecho que pasan a 400-600 al oeste de este canal.


Debemos recordar que no todos los terremotos con epicentro marino son tsunamigénicos y, aunque se generase alguno, no todos los maremotos son destructivos. Por tanto, los maremotos no deben ser motivo de alarma, pero sí de precaución y de estudio.

El IERD, en las Jornadas de Protección Civil de Guadalcázar

Logo oficial IERD -1000x1000El pasado día 26 de abril a las 09:30 horas de la mañana, en el Auditorio Municipal de Guadalcázar, la Agrupación Local de Voluntarios de Protección Civil de Guadalcázar acogió en esa localidad una Jornada de Instrucción Técnica en materia de Telecomunicaciones en Emergencias a cargo del Instituto Español de Reducción de Desastres (IERD).

Estas jornadas comenzaron con una breve explicación sobre transmisiones en la que la idea principal era que las telecomunicaciones constituyen un elemento esencial para asegurar la coordinación preventiva y operativa respecto de la intervención de los recursos movilizables en los casos de grave riesgo colectivo, catástrofe extraordinaria o calamidad pública, cuando es frecuente, dadas las especiales circunstancias que concurren en las citadas ocasiones, que otros medios de comunicación pierdan o vean disminuida su capacidad funcional y operativa.

La demostración continuó con el uso del DESA por Instructores Certificados. El desfibrilador externo semiautomático (DESA) es un aparato electrónico portátil que diagnostica y trata la parada cardiorrespiratoria cuando es debida a la fibrilación ventricular o a una taquicardia ventricular sin pulso. La fibrilación ventricular es la causa más frecuente de muerte súbita y en Andalucía la legislación vigente obliga a la instalación de desfibriladores en puertos y aeropuertos comerciales, estaciones de autobuses y trenes de poblaciones de cierto nivel, estaciones de metro muy transitadas, centros comerciales, instalaciones deportivas y en establecimientos en los que se celebren o practiquen espectáculos públicos o actividades recreativas.

Prosiguió con una breve exposición sobre uso del Dispositivo de Inmovilización Cervical SNAID. El SNAID es un innovador dispositivo de inmovilización cervical y liberación de accidentados que se ha integrado en el equipamiento de los vehículos sanitarios de tipo B y C de la Unión Europea, en virtud de la normativa UNE-E 1789:2007 A2 (material cedido por Master Tecnic Asistencia).

Las jornadas contaron con la asistencia de las agrupaciones de Posadas, Almodóvar del Río, Pedro Abad, Guadalcázar, REMER Córdoba y Sevilla.

Nuestro agradecimiento a Juan de Dios Guerrero, miembro de la Agrupación Local de Voluntarios de Protección Civil de Guadalcázar, por facilitar todos los datos y por las fotografías cedidas para la elaboración de este artículo.

Guadalcazar-1A la derecha de la imagen, José Javier Berrueco Medina (IERD)Guadalcazar-2 Guadalcazar-3

Las Jornadas técnicas sobre el riesgo de maremotos en imágenes

Volver al apartado “Conclusiones de las Jornadas Técnicas sobre maremotos”

Los días 29 y 30 de octubre de 2015 tuvieron lugar las jornadas técnicas “El riesgo de maremotos en la Península Ibérica a la luz de la catástrofe del 1 de noviembre de 1755”, organizadas por el Instituto Español para la Reducción de los Desastres (IERD) y el Campus de Excelencia Internacional del Mar (CEIMAR), bajo el auspicio de la Universidad de Cádiz y la colaboración de la Diputación Provincial de Cádiz y el Ayuntamiento de Cádiz.

Estas jornadas, en la que participaron los más reconocidos investigadores a nivel nacional e internacional, supusieron un éxito de participación y convirtieron a Cádiz en un laboratorio científico cuya misión es mantener constantemente actualizado de cara al futuro los modernos conocimientos sobre maremotos pasados y modelización de eventos futuros, de forma que la sociedad pueda estar preparada ante este fenómeno natural el día en que vuelva repetirse con la intensidad de aquel 1 de noviembre de 1755, que nos sirve de referente más cercano.

Volver al apartado “Conclusiones de las Jornadas Técnicas sobre maremotos”

Recordando la catástrofe de San Juanico

Efectos de la explosión de San JuanicoAutor:
José Antonio Aparicio Florido.

Descarga:
Recordando la catástrofe de San Juanico.

Resumen:
La tercera parte del gas con el que se abastece a la población de Ciudad de México procede de seis empresas distribuidoras implantadas en San Juan Ixhuatepec, un pueblo del municipio de Tlalnepantla situado al nordeste del Distrito Federal y conocido popularmente como San Juanico. Esa riqueza natural con la que cuenta el país es a la vez fuente de bienestar pero también de severos riesgos para la población.

A las 05:30 horas de la madrugada del 19 de noviembre de 1984, la sobrepresión de un tanque cilíndrico de gas en una instalación de recepción, almacenamiento y distribución de GLP, propiedad de la empresa paraestatal PEMEX (Petróleos Mexicanos), desencadenó la serie más larga de explosiones de tipo BLEVE ―Boiling Liquid Expanding Vapor Explosion―  que haya conocido la industria química hasta la actualidad.

Publicación:
Este artículo fue publicado en el número 34 de la revista “Prevención de Incendios”, en 2007.

El Informe Buncefield

Buncefield015Autor:
José Antonio Aparicio Florido.

Descarga:
El Informe Buncefield.

Resumen:
El 11 de diciembre de 2008, justo el día en que se conmemoraba el tercer aniversario del accidente industrial que calcinó la planta de almacenamiento y distribución de combustibles de Buncefield (Inglaterra), la comisión independiente creada al efecto de estudiar a fondo las causas y consecuencias derivadas del suceso hizo público sus resultados en un informe dividido en tres volúmenes y poco más de quinientas páginas que aportan una serie de conclusiones de notable interés para la prevención y planificación de este tipo de riesgos, cuyo precedente más conocido acaeció en Flixborough el 1 de junio de 1974.

Publicación:
Este artículo fue publicado en el número 41 de la revista “Prevención de Incendios” del primer trimestre de 2009.